Principio de supercompensación

Tu cuerpo se adapta para responder eficazmente a los estímulos a los cuales le sometes. Por ejemplo, si entrenas para completar un maratón, la musculatura de tus piernas se adaptará para resistir más tiempo corriendo, tu corazón se capacitará para bombear sangre con mayor fuerza, y tu sistema metabólico será capaz de administrar la energía de un modo más eficiente. El principio de supercompensación, que trata acerca de esta mejora adaptativa, nos enseña que cuando aplicas a tu organismo una carga de entrenamiento, éste no se limita a superar la fatiga producida, sino que además se prepara para afrontarla con mayor solvencia en la próxima ocasión que ésta se produzca.

Si observas detenidamente el gráfico superior verás que, el punto de rendimiento en el que te encuentras antes de entrenar está representado por un línea discontínua horizontal que lo divide aproximadamente a la mitad. El entrenamiento provoca fatiga, y esto hace descender tu nivel de rendimiento, pero inmediatamente tu cuerpo inicia un proceso de reparación para recuperar la capacidad perdida. Observa, sin embargo, que al llegar al mismo nivel de rendimiento en el que iniciaste el estímulo, tu organismo no cesa en su mejora, sino que alcanza un nivel superior, se produce entonces el fenómeno que llamamos supercompensación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We support Ukraine and condemn war. Push Russian government to act against war. Be brave, vocal and show your support to Ukraine. Follow the latest news HERE