Principio de progresión

Bien, pues ahora es el turno del principio de progresión, el cual trata sobre la carga del entrenamiento. La carga hace referencia a la cantidad de estímulo que aplicamos y a la intensidad a la que lo hacemos. En el caso de un corredor podría tratarse, por ejemplo,  de la cantidad de kilómetros y la velocidad a la que los ejecuta y, en el caso de un culturista, podría ser el número de repeticiones y el peso que ha de levantar. Para no estancarte en un determinado nivel, deberás aumentar de manera progresiva la carga que aplicas en cada entrenamiento.

Imagen relacionada

Si la carga es menor de lo necesario no vas a estresar tu cuerpo lo suficiente para generar una curva de supercompensación. Por el contrario, si la carga aplicada es mayor, puedes sobrecargar tu organismo y lesionarte, en cuyo caso, el proceso de recuperación será prolongado y no generarás supercompensación. Aumentar la carga progresivamente es el modo de conocer la cantidad correcta que toca aplicar en cada entrenamiento, produciendo una curva de supercompensación en cada uno de ellos y mejorando el rendimiento sin correr riesgos de sobreentrenamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.000webhost.com