La lesión y La pretoriana ¿está todo perdido?

Cuando la rotura fibrilar es de carácter leve puede confundirse con una contractura o una distensión muscular, y esto hace que en ocasiones no se trate correctamente, dando lugar a que se agrave el desgarro muscular. Después de consultar mucha información he concluido que en mi caso se trata de una rotura fibrilar. Esta lesión supone un tiempo mínimo de recuperación de 10 días y, en los casos más graves, de 1 a 3 meses, lo que quiere decir que podría, con muchos cuidados, estar recuperado de dicha lesión justo para el día de La pretoriana, pero es una locura justo al sanar un músculo someterlo al esfuerzo de una ultra distancia.

¿Está todo perdido? Bueno, por estas fechas tendría que estar reduciendo la carga de los entrenamientos, aunque no tan drásticamente como lo he hecho obligado por la lesión. He comprobado que la bicicleta me permite seguir ejercitándome estos días sin comprometer la recuperación del gemelo, así que haciendo salidas largas con ella puedo mantener el fondo. El mayor problema es la fuerza resistencia específica de la carrera a pie, pues creo que, antes de la lesión, mis piernas no podían abarcar con solvencia tanta distancia, y este contratiempo me aleja de poder trabajar este aspecto. Como solución a esto, he diseñado una sesión de ejercicios de fueza resistencia para las piernas, el core y un poco de brazos; los puedo hacer fácilmente en casa y no he incluido el gemelo lesionado en ellos.

¿Me ayudará todo esto a llegar con posibilidades de tomar la salida el día 7 de octubre?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.000webhost.com