Origen de tu energía III: La vía metabólica aeróbica

Koiway

Ahora que ya conoces la molécula ATP, te escribo sobre las diferentes maneras que tiene tu organismo para suministrar esta pequeña batería cargada de energía a tus músculos. Podemos hacer una clara diferenciación en dos tipos de vías metabólicas (modos de conseguir ATP): La que usa el oxígeno de la respiración, o vía aeróbica, y las que no lo necesitan, que son las anaeróbicas. En esta entrada sólo me voy a centrar en la vía metabólica aeróbica.

La vía metabólica aeróbica puede combinar tres sustancias distintas con oxígeno para obtener ATP: Glucosa, grasa y proteína. Aunque el uso de proteinas no suele alcanzar un 3% del total de los sustratos energéticos usados por esta vía, en los deportes de resistencia, donde la reserva de glucógeno muscular disminuye drásticamente, el uso de proteina puede alcanzar la cifra del 10% . Respecto a las otras dos sustancias, tienes que saber que para obtener una molécula de ATP usando grasa, se necesita más cantidad de oxígeno que si se usara glucógeno. Esto significa que, a la par que la intensidad del esfuerzo aumenta, y aumenta paralelamente el consumo de oxígeno, tu organismo usará más glucógeno muscular y menos grasa para obtener ATP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.000webhost.com