Origen de tu energía IV: Conclusiones

Koiway

En las entradas sobre ATP, metabolismo energético anaeróbico y metabolismo energético aeróbico has podido leer sobre la energía que utilizan tus músculos y el modo en el que tu organismo los provee de ella, el metabolismo energético. Este conocimiento te resultara beneficioso a la hora de realizar la planificación de tus entrenamientos y la de tu nutrición.

Si ordenas las sustancias utilizadas por tu organismo para obtener energía en función de la cantidad disponible, y del flujo energético que otorgan (cantidad de energía por unidad de tiempo), en primer lugar estaría la fosfocreatina, de la cual puedes disponer en el mismo instante, pero que se agota enseguida. Le seguiría el glucógeno, del que se puede obtener ATP sin necesidad de oxígeno mediante la glucólisis. Estas dos vías metabólicas son anaeróbicas (no necesitan de oxígeno), y son las más usadas en entrenamientos de alta intensidad.

La vía metabólica aeróbica también puede usar glucógeno, y de echo obtiene más energía de él que la vía aeróbica, consiguiendo de este modo que la reserva de esta sustancia en nuestro organismo tarde más en agotarse, pero es también más lenta de obtener, por este motivo estaría en la última en nuestra lista atendiendo al orden indicado. En los entrenamientos de baja intensidad, donde prima la resistencia, esta vía, que también hace uso de las grasas, y en menor medida de las proteínas, es la más utilizada. Disponiendo de estos conocimientos, puedes comprender con mayor facilidad la importancia de hacer carga de depósitos de glucógeno la jornada antes de una prueba de resistencia, y la importancia de reponerlos durante el transcurso de la prueba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.000webhost.com