¿Por qué entrenar fuerza máxima y potencia?

Koiway

Cuando haces ejercicios para mejorar la capacidad de trabajo de tus músculos puedes considerar tres factores: Número de repeticiones, peso a mover y velocidad de ejecución. Estos modos de ejecutar un ejercicio están estrechamente ligados a distintas manifestaciones de la fuerza, que, atendiendo al mismo orden, serían la fuerza resistencia, la fuerza máxima y la fuerza explosiva (o más fácil de recordar, la potencia).

Si al realizar un ejercicio reduces al mínimo el número de repeticiones, es decir, una única repetición, y mueves el máximo peso que te resulte posible, estás realizando lo que se llama una repetición máxima (RM). Por tanto, como habrás deducido, para trabajar la fuerza máxima tienes que realizar ejercicios con muy pocas repeticiones y con pesos muy cercanos a tu RM. Una cosa más, haciéndolo lo más rápido que puedas desarrollarás, al mismo tiempo, tu potencia. Ahora que ya sabes que es fuerza máxima y potencia, y sabes cómo trabajarlas, seguro que te estás preguntando ¿Y esto para qué?

En deportes de resistencia es fundamental disponer de una buena fuerza resistencia (su nombre ya daba pistas ¿verdad?), es decir, disponer de la capacidad para mantener durante largos periodos de tiempo una fuerza constante. En la fuerza resistencia predomina el reclutamiento de las llamadas fibras lentas del músculo, por esto, es interesante realizar una compensación trabajando la fuerza máxima y la potencia, las cuales hacen principalmente uso de las fibras rápidas.

Un motivo más interesante para cuando haces carreras a pie de larga distancia es la capacidad de realizar contracciones musculares más intensas en menor espacio de tiempo. Si eres más fuerte y más potente, puedes reducir la fracción de tiempo que el pie está en contacto con el suelo y, al obtener el mismo impulso, o incluso un impulso mayor, mejorará tu velocidad, pues el pavimento te frenará menos y podrás avanzar más lejos. Estas mejoras de la economía de carrera y del rendimiento también se ven favorecidas por el hecho de que, al solicitar mayor número de fibras musculares, el sistema nervioso central se estimula en mayor medida, lo cual conlleva que los músculos aumenten su tasa de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.000webhost.com